Hoy quiero contarte cuales son, desde mi punto de vista, las 4 claves imprescindibles para tener una vida con sentido.

Tabla de contenidos

Contexto

Si observas las últimas décadas, sobre todo las últimas cinco o seis décadas, vemos que casi todos los indicadores de enfermedades mentales han subido.

Ha aumentado el índice de suicidios, tanto en España como en el resto del mundo.

Han aumentado los casos de depresión, los de ansiedad y los de soledad.

Cuando los investigadores trabajan con estas estadísticas, intentan entender que provoca esta crisis en la salud mental, y lo que encuentran es que está motivada por la ausencia de sentido en la vida de la gente y no tanto por la falta de felicidad.

Intentar separar estos dos factores, me parece que es una distinción importante porque, a menudo, cuando sufrimos o la gente a nuestro alrededor sufre, tendemos a pensar algo del tipo:

‘Vale, no te sientes bien. Hagamos algo que te haga sentir bien, que te haga feliz’.

Pero lo que la investigación parece indicar es que, sea cual sea el vacío que sentimos, lo único que puede llenarlo es el sentido de la vida.

Muchas de las fuentes tradicionales de sentido que solían estar en los cimientos de la vida de la humanidad de nuestros ancestros, ya fuera la religión, la comunidad o los rituales, ya no son tan esenciales en la vida de la gente hoy en día.

El mundo es cada vez más individualista. Tiene menos en cuenta la comunidad.

De esta manera, la gente tiene que descubrir por sí misma qué hacer para saciar esa necesidad de sentido y que sin esta, sufrimos.

Entonces, ¿Qué es lo que debemos incluir en nuestra vida para encontrarle este sentido?

Según he ido recopilando información y la experiencia sobre mí mismo, he encontrado 4 conceptos que para mí son clave.

Las 4 claves imprescindibles para tener una vida con sentido son:

  1. La sensación de pertenencia.
  2. La tenencia de un propósito, meta o sueño.
  3. Las experiencias trascendentes.
  4. Diálogo interior.

 

 

Las 4 claves imprescindibles para tener una vida con sentido:

 

1. La sensación de pertenencia

La pertenencia tiene que ver con el tipo de relaciones que tenemos.

Si has reflexionado o leído acerca del bienestar, probablemente, habrás encontrado estudios en los que se afirma que las relaciones nos hacen felices y que contribuyen a nuestro bienestar.

Pero la pertenencia se refiere a un tipo en particular de relación. Es una relación en la que te sientes valorado por ser quien eres y, en la que valoras a la otra persona por quién es en esencia.

Imagina una relación de pareja o de familia donde sólo se te valora por tu logros, el dinero que ganas pero no por ser quien eres.

La pertenencia tiene que ver con ser valorado por ser quien eres.

Y esto, en las relaciones, es algo que puede no darse desde el principio. Se puede cultivar con la otra persona en los momentos de interacción con ella. Sintonizando con ella, practicando escucha activa y estableciendo una especie de conexión íntima en la que ambos sienten que la otra persona los ve, los valora y los escucha.

Las personas que tienen ese tipo de interacción se sienten elevadas, sienten que son importantes para los demás.

Por el contrario, las personas que se sienten ignoradas o rechazadas, aunque sea por cosas insignificantes como, por ejemplos, si estás hablando conmigo y yo estoy mirando el móvil, esto hace que estas personas sientan que su vida tiene menos sentido porque te estoy ignorando e invisibilizando.

Es muy importante sentir que alguien nos ve. Sentir que le importamos a alguien. Aquí, la herramienta de la escucha activa, es esencial.

Esto nos da sentido en la vida.

 

2. La tenencia de un propósito, meta o sueño

Propósito y sentido son palabras que a menudo pueden intercambiarse pero, cómo yo lo veo, el propósito es una parte del sentido que nos guía hacia el futuro.

Desde mi punto de vista, veo la definición de propósito como una meta, un sueño o un principio que orienta nuestra vida y que implica que aportemos algo a los demás.

Puede ser una aportación de todo tipo. Por ejemplo, alguien puede tener como propósito encontrar la cura del cáncer pero, para otra persona el propósito puede ser criar a sus hijos.

Recuerdo que una vez leí un artículo de una persona que trabajaba a diario fregando suelos y recogiendo cuñas en un hospital. Cuando se le preguntó por su trabajo, esta contestó que su propósito no era la simple función de limpiar, sino ayudar a curar a la gente que está enferma.

Era capaz de conectar lo que hacía con una visión mucho más global. Eso es una parte muy importante del propósito en la cual yo me siento muy identificado y una de las razones por las que cree Evorumbo: ‘Ayudar a personas que se sientan perdidas, desmotivadas o sin sueños’

 

3. Las experiencias trascendentes

Las experiencias trascendentes son momentos en los que te sientes por encima de los ajetreos cotidianos de la vida y sientes que estás conectado algo mucho más grande que tú.

Por ejemplo, cuando estás bajo un cielo estrellado mirando las estrellas. Cómo eso te puede hacer sentir muy pequeño y lo mucho que te puede inspirar este momento.

Estas experiencias, puedes encontrarlas en contacto con la naturaleza, cuando nos enfrentamos a algo sublime inspirador, con la meditación, el mindfulness, la oración o incluso con movimientos colectivos como puede ser bailar con alguien.

Todas estas experiencias son maneras que tenemos de disminuir la individualidad y sentir que estamos conectados algo mucho más grande que nosotros mismos.

Las personas a las que he ayudado me dicen cosas del tipo:

‘Antes de conocerte, era más individualista y egoísta, pero desde entonces estoy más alineado con mis valores y soy más empático.

Hay algo en este tipo de experiencias que reorganiza la manera en que pensamos en el mundo y nos empuja a actuar de modos que aportan más sentido.

 

4. El diálogo interior

El diálogo interior es la historia que nos contamos a nosotros mismos y que hace que hayamos llegado a ser la persona que somos hoy.

Es la explicación de quiénes somos y cómo hemos llegado a ser así.

Normalmente, no nos damos cuenta de que somos los autores de nuestras propias historias.

Si eres consciente de que tu propia historia no te deja avanzar y hace que no te sientas bien, puedes editarlo este diálogo interior con las herramientas adecuadas.

Eso es, básicamente, lo que hace la gente que va a terapia, que escribe un diario o que asiste a mis sesiones (Enlace)

Este, es el proceso de edición de nuestra propia historia y si la historia que nos contamos no nos deja avanzar, debes saber, que es posible modificarla o re-interpretarla de tal modo que nos permita ir hacia delante.

Si quieres saber más sobre cuales son las herramientas para cambiar tu dialogo interior, pulsa en este enlace: ‘Cómo controlar tus demonios internos’

 


 

Cierre

No hace falta que consigas las cuatro claves para encontrar sentido a tu vida. Hay personas que le importan muchísimo dos en concreto y las otras dos casi nada.

Cada persona tiene su propia combinación y tú debes saber cual es la tuya.

Lo que si te digo, es que cuantos más tengas, más fuerte es tu noción de sentido.

Por ejemplo, ahora estamos en época de Covid y las personas que tienen más activados estos pilares, son las personas que mejor lo están llevando, ya que son más fuertes. Su vida tiene un sentido mucho más focalizado.