Tabla de contenidos

 

Contexto

En el día a día, toleramos decenas de molestias a las que no damos importancia o simplemente toleramos.

Nos decimos a nosotros mismos que ya las solucionaremos, sin darnos cuenta que, poco a poco, sólo nos van debilitando.

Esto hace que estemos muy cansados mental y físicamente para hacer cosas más importantes.

No librarte de ellas a tiempo, hará que pierdas oportunidades que la vida pondrá frente a ti.

No estarás preparado para aprovechar dichas oportunidades, debido a que estás tan lleno de molestias que no tendrás ganas o ni siquiera las verás.

Y cuando quieres darte cuenta el tren ya ha pasado.

Si todavía no te haces una idea de cuáles son estas molestias, voy a clasificarlas en cuatro grupos para ayudarte a identificarlas:

Tipos de molestias:

– Pequeñas pero fastidiosas

Estas van desde arreglar un botón, unos zapatos, algo que lleve tiempo roto y nunca sacamos tiempo para arreglarlo, hasta incluso, hacer limpieza de fotos en la nube o móvil, etc.

El problema es que, si son pequeñas molestias, nos decimos a nosotros mismos: ‘mañana las soluciono’.

Lo que realmente suele pasar después, es que pasan 6 meses y no hemos solucionado ninguna y encima, con toda seguridad, se han añadido más a la lista.

Te recomiendo no infravalorarlas.

– Más importantes

El mal aliento de pareja, alguna manía de algún familiar, el amigo que siempre llega tarde, comentarios que te afectan de gente a la que quieres, etc.

Estas, puede que intentemos solucionarlas pero muchas veces no lo hacemos porque nos da vergüenza o reparo dar el paso o incluso, porque no sabemos cómo hacerlo.

Es muy importante dar solución a estas porque como bien dice el titulo ‘Son importantes’ y nos quitan mucha energía.

– Laborables

Estrés, agobio, un jefe complicado, compañeros tóxicos, horarios imposibles, falta de conciliación familiar, etc.

Estas nos suelen quitar casi toda la energía del día. Son las más complicadas de solucionar pero no imposibles.

– Personales

Malas costumbres y hábitos como morderte las uñas, desorden en casa, impuntualidad, impulsividad, ansiedad, nerviosismo, etc.

Aceptamos muchas de estas molestias porque parece que son parte de nosotros. Parte de nuestra identidad.

Desde mi punto de vista, debemos revisar estas también porque nos pueden dar mucha energía si  las tratamos.


¿Qué tal?

¿Cómo las ves? ¿Te suenan algunas?

¿Sabrías identificar cuales son tus molestias? ¿Las tienes localizadas?


Cómo solucionarlas

Quiero proponerte un ejercicio que suelo hacer cada 3 meses aproximadamente.

La idea es apuntar todas las molestias que me quitan la energía a día de hoy.

Hago una lista de todas ellas y las agrupo cómo antes te he indicado.

Es un ejercicio que me lleva algo de tiempo y para no agobiarme lo suelo hacerlo en una semana.

Tranquilamente, voy anotándolas en esa lista según me vayan apareciendo en el día a día o si de repente me viene una a la cabeza.

La primera vez que hice este ejercicio, no me lo podía creer. Me salió una lista con decenas de cosas que me gustaría solucionar.

Me di cuenta perfectamente que, estas cosas estaban constantemente dando vueltas por mi cabeza y que, al no darles una solución, me estaban quitando toda la energía.

Ahora, cada vez que repito este ejercicio ya no me salen tantas. 🙂

Vale, sigamos.

Una vez tengo la lista, es hora de ponerme con ella.

Pero ojo, no me pongo con todas a la vez.

Yo suelo empezar por aquellas que son rápidas de solucionar. Las que son ‘pequeñas pero fastidiosas’.

Muy importante. Para no agobiarme, tengo un calendario colgado en la pared con las tareas de mi día a día.

En este calendario, voy programando qué día o días en concreto voy a darle solución a una de estas pequeñas molestias.

Aquí te dejo una foto de mi calendario (ya te hablaré, con más detalle, de cómo me organizo en otro post)

Cuando llega ese día, solamente me pongo a solucionar esa molestia.

Una vez doy carpetazo a estas más pequeñas, ya hay algo por dentro de mí que me hace sentir muy bien.

Ya estoy generando nueva energía y esta me va a venir de perlas para afrontar el resto de molestias.


Para las molestias que son más importantes o las personales, normalmente se necesita más de una acción para solucionarlas.

Por eso, en su día creé un servicio muy especial. Es un servicio con 7 técnicas para eliminar todas estas molestias y además, me sirven también para controlar mis demonios internos (Ego, impulsividad, triángulo dramático, …) Te dejo el enlace por si te interesa –> Enlace

Para las molestias laborales, te aseguro que siempre hay una solución aunque, puede que ahora, no te lo parezca.

Tengo la experiencia de haber pasado por una de las peores etapas de mi vida y por eso sé de lo que hablo.

Por eso, para poder quitarte esas molestias laborales, te recomiendo echar un vistazo a mi servicio ‘La espiral de la transición’. –> Enlace


Recuerda: Estas molestias te quitan la energía diariamente y no te dejan centrarte en los problemas de verdad o en tu propósito.

Además, recuerda que esta lista estará viva todo el tiempo que quieras y podrás ir añadiendo más molestias según seas consciente de ellas en el día a día.


Espero que este Post te haya servido de ayuda de alguna manera.

Si quieres, déjame algún comentario.

Nos vemos, un abrazo!

Hasta pronto.

Suscríbete a mi Newsletter