Hola, ¿Qué tal estás?

Tal y como te prometí la semana pasada, hoy voy a hablarte de una herramienta muy sencilla y que te puede ayudar, a abrir mucho los ojos, si estás perdido o estás en un momento de tu vida un poco bajo y no sabes porqué.

La herramienta se llama ‘Tu vida ideal’.

Este recurso, ejercita la parte derecha de tu cerebro para que no sea todo siempre tan racional o, cómo digo yo, para callar un rato a tu ego y escuchar a ver qué es lo que tiene que decir tu ‘yo esencial’ (corazón).

Los resultados que salgan, van a darte mucha información sobre lo que es realmente importante en tu vida. 

Te van a dar pistas de en lo que, de verdad, deberías estar centrado y no dejarte llevar por cosas superfluas y cosas en las que no hay que estar.

¿Qué necesitas para hacer el ejercicio?

  • Un papel
  • Un bolígrafo
  • Y reservar 30 minutos de tu tiempo para estar tranquilo, aislado y sin interrupciones. Haz un hueco en tu agenda.

Si dispones de estas tres cosas, te invito a probarlo y ver que resultado te da. Te aseguro que no te va a dejar indiferente. Te va a sorprender.

Vale, el día que lo vayas a hacer, coge el papel y el boli y comienza a describir tu vida en forma de relato.

Y no me refiero a tu actual vida. La idea es describir la vida que te gustaría tener o tu vida ideal en un futuro.

Recuerda, debe ser a modo de relato. Como si fuera un cuento.

Ha de ser una descripción de un día completo. Desde que te levantas de la cama por la mañana, hasta que te vas a dormir por la noche.

Puedes escribirlo en primera persona o en tercera. Esto como tú quieras o como se te de mejor o te sientas más cómodo.

Pero aquí llega lo importante del asunto. Cuando te pongas a describir tu día ideal, debes hacerlo pensando que eres millonario y que lo has probado prácticamente todo.

Esto quiere decir:

  • Que no tienes problemas económicos
  • Que ya has viajado todo lo que has querido
  • Que te has pegado todos los caprichos que has necesitado. 
  • Que tienes mucha salud porque, como tienes mucho dinero, y has invertido en cuidarte, estás súper sano. 

En resumen, imagina que ya lo has probado todo  y ya estás pasado de todas las cosas que el dinero te ha dado.

Esta premisa es la clave del ejercicio y es muy importante para hacerlo bien. Debes tenerlo presente durante todo el tiempo que dure el ejercicio. Te lo tienes que creer. 

Y, ¿por qué es tan importante pensar que ya has cumplido esos sueños materiales que el dinero puede darte?

Pues porque si ya has cumplido todos esos sueños materiales, la siguiente pregunta qué te harías sería: Vale, y ahora, ¿qué es lo que puede dar sentido a mi vida si ya he probado todo lo que el dinero puede darme? ¿Qué es lo importante y relevante ahora en mi vida?

Y ahí, es cuando saldrán las respuestas desde el alma.

Estas son las repuestas que hay que tener en cuenta y te darán pistas como si fueran luces en la oscuridad. 

Van a aparecer las cosas que le van a dar sentido y relevancia a tu vida, tanto a nivel personal, profesional o incluso de cualquier otro contexto.

Una vez acabes de describir este relato de tu vida ideal, deja pasar un día a dos. Deja que las emociones se tranquilicen.

Pasados esos dos días, coge el papel de nuevo  y vuelve a leerlo. Mira las cosas que escribiste como importantes.

Quizás te sorprendas viendo que has escrito cosas del tipo:

  • Pasar más tiempo con la familia.
  • Ayudar a personas con mi experiencia de maestro o informático o lo que sea que se te de bien.
  • Hacer arqueología porque de pequeño soñaba con eso.
  • O mil historias diferentes ya que cada persona tenemos gustos diferentes.

¡SUELTATE! Recuerda que vas a soñar y que esto es gratis. No te cortes.

Libérate de todas las creencias que tienes ahora en el presente.

Para hacértelo más sencillo, aquí te dejo una plantilla para que puedas descargarla

Dentro, encontrarás dos hojas:

  • En la primera hoja encontrarás una plantilla vacía para qué puedas describir ‘Tu vida ideal’
  • En la segunda hoja, encontrarás un ejemplo ( inventado 😉 ) para qué puedas ver cómo se hace el ejercicio.

Me encantaría saber que has realizado este ejercicio y que has descubierto cosas que tenías ahí apagadas y que ahora te han resurgido.

——————————————————————————

Ah!, por cierto, si por el contrario, no consigues tener 30 minutos de tu tiempo para hacer esto, se me ocurre que es por dos motivos:

  1. Pasas de estas cosas, en cuyo caso, no sé cómo has llegado hasta este punto del artículo. 😉 Ciao.
  2. Tienes un problema o problemas que te impiden hacerlo. Si te sientes identificado con este punto, te ofrezco mi ayuda y te  recomiendo pinchar en este enlace ya que puede serte de mucha ayuda.

————————————————————————-

Recuerda que tienes una sesión de 30 minutos gratuita.

¡Cuéntame tu situación actual!

No tengas miedo. Sólo hablaremos 😉

Quizás con la charla ya encuentres algún recurso para encontrarte mejor.

¿Qué puedes perder? Es gratuita.

Aquel que es valiente, es libre – Séneca